Encabezado de Ficha El Antillano
 

Segunda mitad del siglo XIX

Índice de fichas

Opio
La planta y sus características
Del neolítico al antiguo Egipto
En las antiguas Grecia y Roma
Del siglo VII d.C. al siglo XIV d.C.
Del siglo XVI a las colonias norteamericanas
Del siglo XVII d.C. al siglo XVIII d.C.
Primera mitad del siglo XIX
Segunda mitad del siglo XIX
Principios del siglo XX
1914-1948
1950-1978
Primera Guerra del Opio, Parte I
Primera Guerra del Opio, Parte II
Segunda Guerra del Opio
¿Para qué se utilizaban el opio y sus derivados?
Efectos de los opiáceos
Sus derivados y cómo se obtiene

África

Alemania

Azúcar

Betances

Ceuta y Melilla

España

Estados Unidos

Imperialismo

Inglaterra

Islamismo

Magnicidio

 

Después de la creación de la jeringuilla hipodérmica, a mediados del siglo XIX, se podía aplicar morfina pura mediante la inyección intravenosa. Tanto en Europa como en Norteamérica, se hizo común entre números considerables de los integrantes de la burguesía y la pequeña burguesía el inyectarse diariamente. Los de las clases más bajas no tenían el lujo de comprar la jeringuilla. Para esta época, los productos derivados del opio eran baratos, legales y abundantes.

En 1874, un farmacéutico británico, C.R. Alder Wright, hirvió la morfina con ácido ascético para producir diacetylmorphine. Heinrich Dreser, trabajando para la compañía Bayer de Elberfeld, Alemania, hizo lo mismo, y ésta fue sintetizada y comercializada por ese consorcio farmacéutico alemán. En 1898, Bayer lanzó la mejor marca de drogas, y la mejor vendida a través de los tiempos, la heroína. Más tarde, la compañía E. Merck de Darmstadt, Alemania, comenzó la manufactura comercial y la distribución internacional de la heroína.

Aspirina o heroína, ¿qué prefiere?

En Inglaterra, la importación de opio aumentó de 91,000 libras en 1830 a 280,000 libras en 1860. En 1866, los británicos ocuparon la región noreste de Burma, el estado de Shan, fuente importante del opio y parte importante de su ruta comercial. Sin embargo, tanto era el dinero envuelto en este comercio, que la producción y el contrabando de opio a través de la parte baja de Burma prosperó a pesar de los grandes esfuerzos militares y policíacos de los ingleses por mantener un monopolio estricto en el comercio del opio.

Antes del Pharmacy Act de 1868, que restringía la venta del opio sólo a farmacéuticos profesionales, cientos de pociones, píldoras y medicinas basadas en el opio estaban al alcance del público general. Dover’s Powder se mercadeaba como una cura para la gota y era derivado del opio. Godfrey’s Cordial era mercadeado como un calmante para el llanto del bebé, y su ingrediente activo principal se derivaba del opio.

En 1868, se estableció en Inglaterra la Sociedad Para la Supresión del Comercio del Opio (Society for the Supression of the Opium Trade). A partir de 1868, la percepción general de la droga comenzó a cambiar, y se reconoció como una substancia adictiva sumamente peligrosa, aunque los intereses de los comerciantes imperiales la mantuvieran legal por cinco décadas más, hasta que se se adoptó el Dangerous Drug Act en 1920. Esa ley proscribe la posesión de derivados de opio sin consentimiento médico.

En 1874, se reguló el fumar opio en San Francisco, y se restringió a Chinatown y a sus antros de opio.

En 1878, se adoptó en Inglaterra el Opium Act con la esperanza de reducir el consumo del opio. Bajo las nuevas regulaciones, la venta de opio estaba limitado sólo a fumadores chinos registrados y a hindúes comedores de opio, mientras que a los burmeses se les prohibió terminantemente el consumo.

El Congreso de los Estados Unidos, en su legislación para implantar la ley al tráfico de narcóticos, impuso un impuesto al opio y a la morfina en 1890. En el mismo año, la prensa amarilla de William Randolph Hearst publicó historias de mujeres blancas seducidas por hombres chinos y su opio, con el propósito racista de fomentar el prejuicio contra el llamado “peligro amarillo”, disfrazándolo como una campaña anti narcóticos.

Después de infligir crueles daños en la población

china, las potencias occidentales proyectaron su

racismo anti oriental al presentar el problema de

la adicción al opio en las clases acomodadas de

las sociedades imperialistas como una conspiración

diabólica de los chinos.

Estas páginas tienen un propósito puramente educativo. Empleamos referencias visuales extraídas de diferentes fuentes impresas y del internet. Si usted tiene algún derecho sobre estas referencias que quiera ejercer, cumpliremos con el mismo inmediatamente. Por favor comuníquenos su reclamo a betances@mspr.net. Gracias.